Dentro  de las pautas analgésicas de los fármacos administrados por vía intravenosa  para alivio del dolor agudo  hemos de conocer la posología  de los  opioides por vía intravenosa  cuando se utilizan  en el   tratamiento farmacológico del dolor  agudo 

En este  caso 

-  Deben de seguirse una serie de normas generales  al pautar un tratamiento farmacológico   y aplicarse las prácticas dirigidas a prescribir de forma segura opioides en el tratamiento del dolor agudo

-  En cuanto al método de administración se pueden realizar en bolos repetidos y/o en perfusión continua, no recomendándose la administración a demanda. El objetivo es mantener unos niveles plasmáticos terapeúticos que permitan una analgesia continua. Para ello lo más adecuado son las pautas fijas con dosis de rescate añadidas, y también la analgesia controlada por el paciente (PCA)

Figura  1. Modalidades de administración de los opioides por vía intravenosa 

 

 

* Titulación  de dosis :  I.Dosis inicial  ;  II.Ajuste de dosis ; III.Fase de mantenimiento 

I.-Dosis inicial  : dosis  recomendadas   por  prospecto

  • Es aconsejable iniciar de forma individualizada con la menor dosis para titular, subir de un 25-50% en las revisiones, hasta lograr la dosis eficaz. En las formas retardadas es necesario insistir en no partir los comprimidos, por el riesgo de absorción irregular y de sobredosificación. Se recomienda anticiparse a los efectos adversos persistentes como el estreñimiento y a los dependientes de dosis como las náuseas.
  • Tener  en cuenta  si el  paciente   ha  tomado previamente opioides  : Los pacientes  que  han  tomado opioides  de  forma  crónica  requerirán  una  dosis  incluso  3  veces  superior.
  • Es importante conocer la  conversión  de  dosis  equianalgésicas   de los opioides en caso que se realice una rotación  de  opioides

II.-Ajuste de dosis. Después  de la  selección  de  una dosis inicial  , el ajuste es  casi siempre necesario  para optimizar  un régimen  de opioides  y mantener  sus  beneficios  a través  del tiempo  . La individualizaciñón  de la dosis  es   la  clave para optimizar la analgesia  . Convencionalmente  , la titulación  de la dosis se  realiza  de  2  formas : 

  • La dosis  fija programada se puede incrementar en una cantidad diaria que se determinará calculando el promedio de la cantidad total de dosis de rescate complementaria durante los días  anteriores  (ajustada por la potencia equianalgésica estimada , si es necesario  ) 
  • Alternativamente, la dosis fija programada se puede incrementar un 30 – 100 %  del total administrado  en las  24  horas  previas  

III.Fase de mantenimiento : el objetivo es mantener la eficacia en control de dolor con un adecuado balance beneficio/riesgo.En esta  fase  es necesario : 

  • Mantener la dosis adecuada de opioides que proporcione un adecuado alivio del dolor, mejore la funcionalidad y sea bien tolerada.
  • Valoración en el seguimiento de la aparición de los efectos adversos: estreñimiento, náuseas, vómitos, cefalea, dispepsia, prurito, somnolencia, sedación, boca seca, sudoración, disfunción sexual... La gran mayoría de estos efectos adversos se autolimitan con la tolerancia; en caso de no ser así y estando en dosis eficaz se debe plantear la revisión del tratamiento y/o rotación de opioides

-  Las dosis  a utilizar han de individualizarse  según el  paciente :

- Clásicamente se recomienda no prescribir  dos opioides  débiles o potentes  de  forma simultánea. No  obstante,  en algunos casos puede ser interesante valorar el  efecto  sinérgico de los opioides  buscando actuar simultáneamente   tanto  a  nivel  espinal  como  supraespinal  (  demostrado    a  nivel  experimental12,3 , 4  y  en  humanos5 )  (+ en Analgesia combinada )

 

 

ARTICULOS EN ESTA CATEGORÍA 3